Expedición al Monte Fuji

by

Mañana, después de casi tres años de espera, por fin subiremos al Fuji san. Sí, será en plena semana de vacaciones en Japón, y seguramente nos encontraremos un río de gente subiendo, pero es nuestra única oportunidad de ir este año.

Ya durante nuestra Luna de miel quisimos acercarnos lo máximo posible, pero a no ser que alquilaras tú mismo un coche no había servicio de transporte público operativo hasta la temporada oficial que es en verano, en los meses de julio y agosto. Ni siquiera para llevarte a la base de la montaña. Por supuesto no íbamos a escalar el Fuji cubierto de nieve, nuestra meta era coger una piedra volcánica del Fuji para alguien especial. Y sin dejar que ese imprevisto obstáculo nos desanimara, caminamos en dirección al Fuji hasta llegar al Observatorio donde estuvimos un buen rato curioseando.

El viaje de invierno fue fantástico, tuvimos oportunidad de contemplar durante horas un elegante Fuji cubierto con su manto de nieve resplandeciente contra un cielo azul claro que dejaba la montaña totalmente al descubierto. Era un día despejado, sólo unas finas nubes acudieron al atardecer como queriendo arropar ligeramente a la imponente montaña antes de que acabara de ponerse el sol. El cielo cambió de color suavemente, reflejando una mágica gradación de colores crepusculares. Recuerdo nítido el momento en que comenzaron a salir las primeras estrellas.

No sabemos si realmente albergará al Señor de la Tierra Eterna como dice la tradición sintoísta, pero nosotros hemos sido invitados por la misma montaña. Desde el primer día que la observamos maravillados desde la ventanilla del avión preparados para tomar tierra en Tokio. Allí estaba, vestida de un blanco radiante dándonos la bienvenida a su país. Es una imagen que nunca se borrará de mi memoria.

Lo que mañana acontezca lo narraremos pronto aquí, aunque últimamente no lo estamos contando todo, ¡Y están pasando tantas cosas! Japón es verdaderamente un país lleno de sorpresas. En cada pequeño detalle hay algo de encanto. No puedo esperar a estar por encima de esas misteriosas nubes que rodean al monte Fuji. Aunque estoy malita de la garganta y todavía me duele al tragar, sólo tenemos este día para ir… Por supuesto tenemos buenas provisiones ¡arroz, tortilla, galletitas y sneackers! Tanoshi mini shite imasu  \(^-^)/

Anuncios

Una respuesta to “Expedición al Monte Fuji”

  1. dprodge Says:

    Y la verdad es que si no es por tí, no voy. Gracias por tirar siempre de mi, sabes que me cuesta hacer las cosas pero que tengo las ideas, contigo se hacen realidad. Estoy muy nervioso por lo de mañana, seguramente será agotador, pero no puedo esperar a estar ya allí arriba contigo. Tanoshiminishiteimasu!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: