Día 22: Fin (de la primera parte).

by

Se acabó.
Ayer… o antes de ayer, ya no recuerdo cuando gracias al jet lag, nos fuimos de Tokyo. No diré lo de “atrás quedó y bla bla” porque es muy típico, pero me dan ganas de hacerlo. La sensación actual tanto para Miriam como para mi es… rara. Ahora os cuento.

Empezamos “prontito” a hacer las maletas, tras una tarde donde quisimos aprovechar al máximo el tiempo que nos quedaba… como recuerdo, llevé a la Miriam al primer lugar donde comimos en Japón. Quien nos ha ido siguiendo tal vez recordará que comenté la sorpresa que se llevó Miriam al ver en el primer sitio al que entrabamos a comer que la comida se “pedía” en una máquina y luego se daba el papelito que daba la máquina al cocinero directamente, pues la llevé a ese sitio, en Ginza, y digo que la llevé porque ella en tema de geolocalización va un poco mal xD y después de comer, a una tienda de juguetes enorme a la que quiso ir el primer día pero no entramos por estar hasta los topes de gente… entre eso y otras cosas como ir a Asakusa en plan de “anda mira que bonito, nos vamos ya”, volvimos al piso, y lo de hacer las maletas se convirtió en un duro trabajo de compresión por parte de Miriam de más de 4 o 5 horas seguidas. De veras, no se como lo hace, pero Miriam es capaz de meterte todo el contenido de un apartamento de cinco plantas en una bolsa de farmacia, es impresionante.
Teníamos peluches, ropa, calzado, utensilios varios… era enorme la cantidad de cachibaches que teníamos para llevarnos, y lo compactó todo entre dos maletas grandes y dos mochilas. La de ropa necesitó varios saltos encima para conseguir cerrar la cremallera, y la de cachibaches una colocación milimétrica de las cosas para aprovechar el más mínimo espacio. Chapeau, de veras.
Tras eso, cerramos los ojos un par de orillas hasta las 6 de la mañana y salimos semi-pitando a las 7 y cuarto. Era una pesadilla, esas maletas pesaban como muertos! Entre las maletas y las mochilas, veeeeeeeeenga al metro… bastante lleno ya, por cierto… sube escaleras, baja escaleras… todo eso con las maletas! Rápido a Tokyo y de ahí a Narita, el vuelo salía a las 11 y cerraban check in 45 minutos antes, el tren llegaba a las 09.30 a Narita… llegamos, vamos a facturar (en la cuarta planta del aeropuerto!) y nos sueltan que hay retraso en el vuelo y que sale a las 12:55. Chachi. Facturamos (la maleta de la ropa pesó 23 kilos 600 gramos ^^;) y a dar vueltas por las tiendas del aeropuerto. Vamos al avión y 11 horas y media de vuelo, con un piloto más brusco que los de Ryanair… como curiosidad, creo que viajamos junto al cantante de REM xD bueno, a Miriam también le pareció, y resultaban sospechosas las maletas que llevaba él y su gente… pero eso ya lo contaré.

Llegamos a Heathrow, vete de la terminal cinco a la tres, pasa control de seguridad super engorroso, vete a la terminal, da unas cuentas vueltas por allí, y a embarque… cuando faltan cinco minutos para que cierren el embarque avisan que el vuelo tiene dos horas de retraso… -_-”’ nos ofrecen subir al avión y accedemos, el avión estaba medio vacío y el cabin crew que teniamos al lado (nos pusimos al lado de una salida de emergencia) fue super amable. Ofreció a Miriam un reposa cabeza y una manta y la invitó a tumbarse en una fila de butacas para que pudiese descansar (nuestra cara era peor que la de un yonki con el mono xD) y entre otras bondades, nos dió de estrangis un par de botellas de champagne por nuestra boda (estuvimos un rato hablando con él y le contamos nuestro trote y el motivo).

Barcelona la vimos a las 12 de la noche hora española, en Japón pues serian las ocho de la mañana, haced cuentas, teniendo en cuenta que en el avió de Japón a Inglaterra no dormimos casi nada, nos costó MUCHO.

Javi y Olga nos vinieron a buscar, si es que son tan buenos! Olga, hoy tenias que trabajar, verdad? GRACIAS! Pues eso, nos vinieron a buscar, nos trajeron al piso, y hoy iremos a buscar el coche a casa de mi madre… ayer nos pegamos una buena ducha, comimos algo y a la cama… y hoy nos hemos levantado y con el tiempo bien justo para ir a comer y comprar alguna cosilla que hacía falta, fijándonos en toooodoooos los contrastes entre un país y otro, nos quedamos, de calle, con Japón. Previsto hay un nuevo viaje y en el aire tenemos buscar alguna posibilidad para irnos para allá, tan mal no nos ha ido 😉

En nada habrá actualización de fotos y videos y comentarios de cosas que no hemos puesto, de momento Miriam ha actualizado el comentario de Nagano, que traía a confusión en referencia a los monos de los baños termales, y yo subo de nuevo un vídeo del 1 de enero que no se subió bien a youtube, sobre la gatita que nos encontramos por Kyoto.

Saludos.

Anuncios

4 comentarios to “Día 22: Fin (de la primera parte).”

  1. al Says:

    Aaand where are you know? I mean, do you have the same number?

  2. al Says:

    Os encontrasteis una gaita en Kyoto?

  3. dprodge Says:

    Albert, perdona per no dir res ahir, no tenia saldo i minim minim de bateria, i avui el telèfon em marcava que no reconeixia la tarja, i ha passat un bon rato fins que me n’he adonat… i després hem pujat a casa ma mare, fins ara que hem tornat, t’escriuria ara però suposo que dorms, demà t’escric.

    Una gatita!!! xD Ah, el cotxe de BTTF ha arribat en perfecte estat 😉

  4. al Says:

    Et vas registrar a fastdove per casos aixi! No saldo no batery!
    Ah … una gatita … hauria estat mes interessant una gaita XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: