Gracias.

by

¡Hola a todos!

No se por dónde empezar a agradecer, si por la familia de mi ESPOSA, por la mia, por nuestras amistades, por el párroco, por el amable señor que ha amenizado la boda con su órgano y sus mágicas melodías, o por el personal que se ha encargado del banquete nupcial y ha estado atento a todas nuestras peticiones y caprichos, durante y antes de la boda.

No se si agradecer antes el esfuerzo realizado por todas las personas que han asistido a nuestra unión o la confianza que han tenido en nosotros. Sabemos que todos estamos pasando por malos momentos, momentos difíciles, y nos hemos quedado sorprendidos, maravillados, sin palabras.

Agradezco el amor mostrado por todos y cada uno de los asistentes (o los que aún y estando invitados no han podido asistir por motivos varios), sabía que no nos fallarían, pero la reacción vivida ha sobrepasado lo que me esperaba, si es que esperaba algo en concreto… sólo esperaba que nos acompañarais en nuestra unión, sólo esperábamos vuestro apoyo, y cómo lo habéis hecho, por todo lo alto, en todos los sentidos, habéis puesto una confianza enorme en nuestra unión y no os vamos a fallar, entendemos que habéis hecho un esfuerzo grandioso, y eso nos desborda.

Han faltado muchas personas, tanto familiares como amistades, esperamos no nos lo tengan en cuenta. Desde un principio tomamos nuestra unión como un símbolo de amor entre Miriam y yo, para formalizar, sin pensar en todo lo que conlleva una boda a nivel “palpable”, su preparación física. Invitamos a las personas más allegadas tanto actualmente como aquellas que han sido especiales durante nuestras vidas, pero sin olvidar nunca a las que no han podido estar o a las que no hemos invitado. De veras, pido disculpas, pero se que entenderán que queríamos hacer una ceremonia íntima.

Ha sido poco tiempo el que hemos tenido para prepararlo todo pero lo hemos hecho con todo el cariño del mundo… Nos hemos esforzado en que estéis lo mejor posible y en mimaros como somos nosotros, ya nos conocéis, y tal vez ha quedado alguna cosa en el tintero por falta de tiempo a hacerla, pero intención no nos ha faltado, aunque sí mucho tiempo. Deseamos enormemente que os hayáis sentido a gusto, tanto en la celebración como en el convite, que si ha fallado algo, haya sido lo mínimo y no nos lo tengáis en cuenta, hemos hecho todo lo mejor posible.

Gracias también al personal del restaurante Can Jepet del Pasteral por su enorme paciéncia con nosotros, somos bastante desastre y no nos lo han tenido en cuenta, aunque me haya presentado el mismo día de la boda con toda la artilleria pesada para las mesas, siempre nos han escuchado con una sonrisa, esperamos también que ellos se hayan sentido bien con nosotros, no cabe decir lo bien que nos hemos sentido nosotros con ellos… ¡Y gracias por el “regalito” que nos habéis hecho, lo estamos disfrutando mucho! ¿Sabéis que vuestra casa rural es lo que buscábamos desde un principio sin saber que existia algo así? Queríamos un sitio tranquilo, íntimo, dónde se pudiese comer bien y con sencillez, y os descubrimos de casualidad… ¡Qué suerte!

Por último, aunque tenga un lío enorme de recuerdos sensaciones y pensamientos en la cabeza y con la sensación de que me dejo mucha cosa que decir, quiero agradecer a mi padre (lógicamente también a mi madre) por ser como soy, por la educación recibida, y por sus charlas. Por sus regañinas, por sus consejos, por acompañarme a catequésis y decirme con tono autoritario que al andar se mira de frente y no al suelo y por soltarme sin enterarme la primera vez que fui en bici sin usar ruedecitas. Por enseñarme que ante todo está el respeto al prójimo sin importar quien sea, por enseñarme que la avaricia rompe el saco y que es mejor dormir tranquilo y sin remordimientos, aunque pobre de dinero pero rico de amor, que al fin y al cabo cuando te mueres lo que importa es el amor recibido y que te recuerden por tu persona y no por tus pertenencias… y todo lo que me dejo… Si es que fuiste un puñetero y lo sigues siendo, nos calaste tanto a todos… si no recuerdo mal la última vez que pisé la iglésia fué para despedirme de ti, hoy la he pisado para dar la bienvenida a una nueva família, aunque antes te he hecho una visita de rigor… es curioso las vueltas que da la vida, nunca sabes cual va a ser el motivo siguiente por el que uno va a acudir a una iglésia y que no sea por ir a misa… esperamos que el siguiente sea un bautizo, y creeme que cuando llegue ese día, seguiré preguntándome porqué he sentido que, en especial, ha faltado alguien para darme dos besos y un abrazo y no ha estado para poder agradecerle todo lo que ha dado por mi y los valores que me ha inculcado, aunque sea de sentimiento. A ti tampoco te quiero fallar, y te lo digo por aquí, que seguro que con los tiempos que corren hasta tú te has internetizado allá por donde están San Pedro y San José.

Gracias a todos.

Anuncios

Una respuesta to “Gracias.”

  1. al Says:

    Wow.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: